Joana Vasconcelos en la guerrilla handmade

 

Nos habíamos quedado hablando de la importancia de los conceptos de creatividad e inspiración, cuando recordamos uno de esos casos pioneros inspirados en el crochet para la creatividad artística. Hablamos de Joana Vasconcelos.

La artista portuguesa, curiosamente nacida en París, ha devenido uno de los exponentes artísticos más importantes de nuestro país vecino. De hecho, fue su representante en la Bienal de Venecia de 2005 en la que concurrió con la obra La novia, una lámpara de araña construida íntegramente con tampones. De Vasconcelos, nos interesa destacar su trabajo basado en materiales textiles o en técnicas artesanales. Ya en 1998, en la obra titulada Wash and go, se sirve de medias de colores para simular el efecto de un túnel de lavado. Dentro vídeo:

·

·

A partir de 2002 encontramos ya la utilización del crochet y el tricot junto con otros materiales para la elaboración de obras como Blup y Ópio. En adelante, las utilizará en Raffiné, de 2003; Mesa 111, de 2004; Top Model, de 2005; Vigoroso e Poderoso, de 2006; Donzela, de 2007; Varina, de 2008 o Contaminação, de 2008-2010, con una versión expuesta en el Palazzo Grassi de Venecia en 2011.

·

Fotografía de Andreea Macri de la obra Contaminação en el Palazzo Grassi, Venecia, 2011.

·

Varina, 2008. 3500 x 1500 cm. Puente Don Luís I, Festival Imaginarius, Porto.

En la obra realizada a partir de crochet por Vasconcelos cabe diferenciar dos usos. Por una lado lo encontramos como “adorno crítico” en arquitectura, así en Contaminação, Varina o Donzela; por otro lado vemos el crochet junto con objetos marcados por una fuerte tradición, que son transvalorados por su envoltura artesanal, como en Top Model o en Faísca.

·

Top Model, 2005.

 

Faísca, 2010.

Junto con el aspecto crítico del trabajo de Vasconcelos, nos gustaría destacar como conclusión su labor de recuperación de costumbres artesanales ligadas al espacio compartido. En Varina, por ejemplo, la artista convocó a cerca de 1000 señoras de Santa Maria de Feira para dar cuerpo a su obra. Esas 1000 señoras reunidas para tejer Varina, no fueron sino la continuación de una forma de vida mucho más antigua en la que el trabajo compartido era también un modo de socialización y de identidad fundamental.

Con las tejedoras de Santa Maria de Feira en mente nos despedimos, no sin antes anticipar que en nuestro próximo post hablaremos de cómo estas antiguas prácticas siguen inspirando nuevas formas de creación artesanal realizadas a pie de calle.

Hasta entonces, os dejamos con el rincón de Joana Vasconcelos. Que lo disfrutéis.

·

CoCo division.

·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: