el nostre refugi

No es ningún secreto ni ninguna novedad que nosotras trabajamos con las manos, ni tampoco revelamos nada si os hablamos de los viajes que hacemos a la montaña para desconectar y… trabajar. Porque una casa, un refugio, el nuestro, no se hace solo, se hace con nuestras manos. Manos de aprendiz en este tema y dirigidas por el maestro de obras, el señor Rafael. No mentimos si decimos que el artista y conocedor de este juego de la construcción hace casi todo el trabajo pero nuestra ayuda se nota, al menos en el orgullo de cobijarse en algo que hacemos junt@s.

Y así es como algunos de los días libres que tenemos, nos escapamos a ese rincón, de tranquilidad, de trabajar con las manos entre ladrillo, madera, telas, hilos, algodón y agujas de las de tejer y de las de coser, porque no se nos olvida nuestra pasión, nuestro día a día. Todo combinado con paseos de observar, esos colores de la naturaleza e inspirarnos.

No hay más que decir que pese al dolor muscular una se siente renovada y con las pilas cargadas para comenzar de nuevo en la ciudad.

.

CoCo division.

CoCo division.

CoCo division.

CoCo division.

CoCo division.

CoCo division.

CoCo division.

.

CoCo division

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: