Disfraz handmade para niño de cocinero

En casa y siempre que podemos, Martí cocina con nosotros. Nos lo pasamos genial y además como recurso educativo es altamente recomendable:

“BENEFICIOS DE QUE LOS NIÑOS COCINEN.

1. Conocer texturas y colores

Cuando los niños son pequeñitos, alrededor de dos años, ya pueden empezar a cocinar con sus manitas. Ya logran amasar, agregar ingredientes, picar lechuga ensayando la presión de pinza con los deditos, etc. Pero sobre todo, cuando a un niño pequeño le permites tocar y manipular los alimentos, le abres un mundo de conocimiento de texturas, temperaturas y los colores. Que al ser vinculados a objetos concretos pueden ser procesados como información empírica, la que es la más fácil de digerir por los niños.

2. Conexión con la naturaleza

La idea es que tu u otro adulto acompañe a tu hijo a la hora de cocinar, explicándole de dónde sale el alimento que está utilizando. Por ejemplo: que la manzana es una fruta, que sale de un árbol, que está en un campo. O que el pez nada en el mar, un pescador le pide permiso al mar para sacarlo y llevarlo hasta su casa. Explicando que detrás de cada alimento hay una historia, que proviene de la tierra, de un trabajo, de una naturaleza.

3. Afinar el olfato

Cuando el pequeño cocine, incentiva a que huela el alimento, por ejemplo el perejil y pregúntale ¿Te gusta ese olor? ¿A qué huele? ¿Es dulce, o amargo? Esto le permite desarrollar su memoria y agudeza olfativa. A demás le ayudará a recordar, en el futuro, el lindo momento que están pasando cocinando juntos.

4. Dar rienda suelta a la creatividad

Cuando no se trabaja con una receta específica, los niños pueden crear platos de acuerdo su propia imaginación, esto les permite darse cuenta que su mente puede construir cosas a través de sus ideas.

5. Higiene

El cocinar les permite integrar conceptos de limpieza como lavar sus manos y los productos que utilizarán. Mientras adquieren la noción de mantener su espacio de trabajo.” (fuente del texto aquí)

Y no sólo adaptamos la vida práctica, también nos adentramos en la simbólica con la cocina que tenemos en casa y la que Martí tiene en l’escoleta.

De esta cocina que hicieron en l’escoleta de Martí con cartón ya os hablaré 😉

Por todo ello, en los carnavales del 2017 Martí se disfrazó de cocinero-chef 🙂 David y yo decidimos hacer un disfraz casero que fuera sencillo, barato y que implicara un proceso divertido para los 3. Así que, ¿cómo hicimos el disfraz de cocinero para Martí?

1- Comprar los materiales que necesitaremos o reciclar de lo que tenemos en casa

  • Tela vichy azul marino para hacer el delantal y la pañoleta
  • Camiseta blanca de manga larga (una talla más grande para poder ponerle debajo un polar o sudadera)
  • Bies azul marino de 3cm de ancho
  • Rotulador textil negro y rojo
  • Tela pique algodón blanca para hacer el gorro
  • Entretela blanca para darle más cuero a la parte de abajo del gorro
  • Velcro
  • Hilo (nosotros utilizamos uno de color rojo para hacer contraste)

2- Después de tomarle medidas a Martí, se corta la tela y se cose

  • La pañoleta la puedes hacer doble o simple. Si la haces doble debes cortar la tela en forma de triángulo (esta forma la deberá tener en ambos casos), encarar los derechos y coser los bordes dejando un hueco para dar la vuelta y coser con punto escondido. Si es simple, como hicimos nosotros, sobrehilas con zig zag los bordes y le haces un dobladillo simple.
  • El delantal sí que lo hicimos doble para que tuviera más peso y quedara más recto. Antes de encarar los derechos le cosí un bolsillo grande en la parte delantera y el hueco que quedaba al coser el delantal lo cerré con el bies que nos sirvió de correa para atar el delantal.
  • El gorro (de estilo francés). Primero se debe hacer la tira que cubrirá la cabeza. Se hace hace doble, se coloca con la plancha la entretela y luego se cose toda la parte de arriba que se debe fruncir tramo a tramo de la tela.
  • La camiseta/chaquetilla. Se va pintando con los rotuladores como quieras y luego se debe planchar.

Me despido por hoy dando mi visión de las cosas buenas que le veo a este disfraz:

  • La comodidad
  • Lo económico
  • La reutilización para el juego simbólico y en la cocina #vidapráctica (así es porque lo seguimos utilizando). Además el gorro como tiene velcro puede seguir utilizándose en muchas medidas.
  • Que el peque se identifica con algo que conoce
  • Que el peque también participó de su realización
  • Que estaba para comérselo 🙂 #conmiradademadre
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: