Educación emocional

Las emociones están presentes en nuestro día a día. Es más, si pensamos por un momento en la transcendencia que tienen dichas emociones en nuestra vida diaria, nos damos cuenta en que éstas influyen decisivamente aunque en muchas ocasiones no nos demos cuenta.

Si en la mayoría de los adultos ocurre esto, en el caso de los niños/as es más evidente por no tener las herramientas necesarias para: identificar/gestionar dichas emociones. De ahí la gran importancia de la educación emocional. Hay muchos artículos, de profesionales y experienciales, sobre el tema y no es mi intención, en ningún caso hacer un resumen de todas ellas, para eso está internet y todas las publicaciones sobre el tema.

Nosotros en casa somos muy conscientes de no reprimir ninguna de las emociones. Cuando hablo de no reprimir no me refiero a dar rienda suelta, sino a identificarlas, trabajarlas, comentarlas y pedir ayuda a la otra persona si es necesario. Por tanto, si David y yo como adultos, de forma personal y como pareja ya lo hacíamos, estaba claro que Martí, siendo un miembro más de la familia contaba de la misma manera. Aunque aquí nos enfrentábamos ambos a algo nuevo. Martí, al ser un niño no tiene las herramientas necesarias con las que ya nos conocimos de adultos David y yo. Ahora nos tocaba ayudar a nuestro hijo a saber qué era eso que le pasa y trabajarlo.

Somos consciente que no somos los únicos ni menos los primeros que hacemos todo esto. Afortunadamente desde hace tiempo se invita a los niños a hablar de cómo se sienten, de sus reacciones, les abrazamos si están tristes y les escuchamos.

Algo importante a tener en cuenta es:

“Nunca hay que menospreciar las emociones de los niños, aunque sus miedos nos parezcan absurdos, aunque pensemos que no tienen motivos para estar tristes (¡uy, pues todo sea eso! ¡ya verás cuando seas mayor!), aunque no entendamos por qué se han enfadado. Son sus sentimientos, lo que para ellos es importante en ese momento. Hay que escucharles y acompañarles en el fascinante mundo emocional, porque si no lo hacen desde que son niños, les resultará más complicado cuando sean adultos.” (para leer más en el Aula de Elena)

Hay muchas herramientas/actividades/juegos para trabajar las emociones con los más peques. Nosotros tenemos en mente muchas más pero de momento os dejo tres con las que hemos trabajado/jugado con Martí.

HERRAMIENTA

Libro “El Monstre de colors

(en casa tenemos el libro de álbum ilustrado y el pop-up que nos lo regaló la tía Carmen más tarde)

Autora/Ilustradora: Anna Llenas

Editorial: Flamboyant

En casa leemos el cuento de “El Monstruo de colores” nunca por la noche. No es un cuento para dormir (al menos en nuestra casa). Es una herramienta para aprender de forma divertida que es eso de las emociones y si existen cuáles son.

Muchas veces acompañamos la lectura con juegos de caras o posturas.

En otras ocasiones utilizamos como recurso la caja de luz para trabajar de otra manera cada una de las emociones que se representan en el libro. Para ello hicimos en casa cuadrado de hojas de colores de celofán pintando los rasgos básicos de cada emoción y utilizando los mismos colores.

Nuestra caja de luz es handmade y ya os hablaré otro día de cómo la hicimos y de lo que pensamos sobre ella (ya os adelanto que todo bueno). Este recurso viene de la pedagogía Reggio Emilia.

Ventajas de trabajar con la mesa de luz (podéis leer todo el artículo aquí en PEQUEfelicidad):

¿Por qué un niño debería usar una mesa de luz?

Estímulo sensorial/Concentración/Relajación/Enfoque/Magia

.

HERRAMIENTA

Caja de madera con piezas intercambiables de ropa y caras (cada una expresa una emoción)

Esta caja llegó a casa por herencia de la hija de una amiga. Quizás yo no hubiera elegido algo tan segmentado por géneros (mamá/hijo) y hubiera preferido que no fueran animales sino personas. Pero una vez nos pusimos a jugar a Martí le gustaba y vimos que funcionaba así que… Además el que sea de madera me gusta. Si quieres leer más sobre la importancia de los juguetes de madera aquí en Tierra en las manos hay un artículo.

En este caso viene bien para trabajar no sólo la identificación de emociones sino el aspecto social de ellas al estar en el tablero dos individuos (vale son osos, pero sirve igual).

HERRAMIENTA

Payaso de las emociones (actividad que hicieron en la clase de Martí y que en casa nos sirve para jugar)

Es un plato de cartón que por un lado hay caracterizado un payaso contento y por el otro uno triste. Lo utilizamos para identificar cosas que nos pueden crear la emoción de alegría o la emoción de tristeza.

******************

Hay muchísimos más recursos y actividades. Al igual que libros, nosotros tenemos pendiente el Emocionario.

Lo que en casa consideramos muy importante es no darle más importancia a ninguna de las emociones. Todas deben existir y ninguna de ellas tener una connotación negativa.

El camino de la educación de las emociones es largo pero importante en toda nuestra vida y en el día a día.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: