Actividad de arte para peques. Visitar el Museo de Bellas Artes de Valencia

Hoy os hablo de un plan de domingo con peques: ir a un museo!

Nosotros hace 2 semanas acudimos al Museo de Bellas Artes de Valencia. No era la primera vez que Martí acudía a dicho espacio, Aina sí 🙂

Pero vi en la página de deceroadoce que había en el Patio del Embajador Vich un taller no guiado de arquitectura y quisimos acercarnos. En la web del museo también podéis encontrar su programación, ahí también tenéis la actividad familiar de “el zoo del museo de bellas artes” donde yo ya he reservado plaza para este domingo.

Al que fuimos se llama Hagamos arquitectura y os copio la descripción de la web del museo:

“En esta actividad los participantes dispondrán, a modo de juego de construcción, de las distintas formas geométricas que conforman los elementos del Patio del Embajador Vich: columnas, capiteles, arcos… Con las piezas de tamaño grande se creará en este singular espacio del Museo de Bellas Artes de València un paisaje de construcciones realizadas por el público infantil con su propia visión arquitectónica.
Horario: todos los domingos a partir del 6 de octubre de 2019 hasta el 19 de enero de 2020, de 11:30 a 13:30 h.
Dirigido a niños y niñas de 3 a 6 años, acompañados de un adulto.
Taller sin reserva previa, hasta completar aforo (limitado en caso de máxima afluencia).”

Nosotros fuimos pronto y no había nadie o casi nadie, es un taller no dirigido por lo que no hay horarios más que el que veis para disponer de las piezas de madera y poder crear y construir. Hay una persona por si tenéis alguna duda.

Mientras construimos le comentaba a Martí cómo se llamaba cada parte en una construcción arquitectónica y le comentaba si quería copiar alguna parte del partio donde estábamos. Así, mientras se juega podemos aprender vocabulario.

Martí y nosotros nos lo pasamos genial.

#mischicos

.

.

.

.

Después de las construcciones, Martí que había cogido al entrar el plano del museo, quiso dar una vuela por las salas. Las veces que ha ido a este museo, especialmente ha trabajado los retablos góticos y Sorolla, así que le propuse un juego: buscar las obras que había detrás del plano del museo. Y le comenté que si de alguna quería ver más o preguntar algo, nos sentábamos en frente y mirábamos tranquilamente los detalles o hablábamos sobre algo del cuadro o tapiz (que son el tipo de obra que había para buscar).

A Martí le encanta los planos, intentar descifrarlos y seguirlos, así que el va mirando y si necesita ayuda le voy dirigiendo pero sobre el mismo plano.

.

.

Martí comentaba de algunos cuadros que le parecían bonitos o por ejemplo de este que el hombre debía ser un alcalde porque tenía esa cinta que también lleva el alcalde Humdinger de la Patrulla Canina (jajaja).

Al final estaríamos buscando las obras y por el museo unos 45 minutos sin contar el taller de arquitectura. Cuando Martí se cansó, nos quedaron 2 obras por buscar, salimos.

Es importante cuando se va a un museo, sean niños/as o no, hacer caso al cansancio museístico (es algo que existe) y parar.

Es un plan divertido para hacer con peques y seguro descubriréis en los cuadros detalles que a los adultos se nos pasan desapercibidos 😉

CoCo division

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: